Insólito Incidente: un desconocido entró con un cuchillo al Liceo Taruselli.

Hace unos días sucedió en Dolores lo que les voy a contar seguidamente:

Funcionarios, y algunos estudiantes del Liceo Dr. Roberto Taruselli, se vieron sorprendidos por el ingreso de una persona -aparentemente joven- con un cuchillo en la mano, en la tarde del lunes, poco después de las 16 horas.

El desconocido, cutis blanco, cabello oscuro, con ropa deportiva negra, y calzado deportivo, y gorra negra ingresó por la puerta del frente con un cuchillo de mesa en una de sus manos, y a la pasada tiró un golpe sobre un pequeño pizarrón blanco, (aparentemente sin dañarlo) y comenzó a recorrer la planta baja.

De inmediato, el funcioanrio Osvaldo Fasani fue alertado de la presencia del extraño, y empez{o a su vez a recorrer el edificio en busca del intruso, que al parecer ya había accendido a la planta siguiente, (la del salón de actos).

Fasani recorrió la segunda planta, sin encontrarlo (donde aparentemente había golpeado, según se supo después, las puertas de los baños) y cuando se disponía a subir a la tercera, pidió ayuda al funcionario Horacio Planchón, por lo que juntos continuaron con la búsqueda.

Al fondo del pasillo (sala de informática), encontraron al muchacho, por lo que tras acercarse con  relativo cuidado, el último de los empleados del Taruselli mencionados le dijo: “Compañero: ¿necesita algo, se siente bien?, porque usted no puede estar acá, usted no es alumno”.

El aludido respondió con balbuceos, y se mantuvo invariable apoyado sobre la ventana que da al patio hasta advertir que uno de los funcionarios, se disponía a realizar una llamada desde su celular.

Fue entonces que de un salto, emprendió una veloz carrera perseguido por los empleados de secundaria.

Rápidamente bajó las escaleras, y a llegar a la planta baja, tomó hacia la salida, cruzando raudamente la Plaza Constitución para perderse por la esquina de Asencio y Sotura.

La presencia del cuchillo habría sido advertida por un alumno licel, que estaba en la puerta, cuya primera reacción fue salir corriendo de inmediato hacia la Seccional 5ta. para formular la denuncia.

El movimiento dentro del establecimiento del raro sujeto, fue tan rápido, que cuando el móvil policial llegó minutos después de haber sido avisado del hecho, el desconocido ya se había retirado. Se efectuó una recorrida en su búsqueda.

La persona, según uno de los testigos consultados por IRUPÉ, “no parecía exactamente drogado, sino más bien con un problema de salud mental”.

Un incidente parecido en la década de los 90, se suscitó cuando un alumno también entró armado, pero a raíz de una controversia amorosa!

FUENTE:

Diario IRUPÉ del miércoles 15 de setiembre del 2010.

Cosas que Sólo pasan en esta Ciudad!

Add Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.